viernes

ACTIVIDAD: “MARATÓN, LA LUCHA POR LA LIBERTAD”

LA ESCENIFICACIÓN DE UN RELATO MÍTICO, FUENTE DE RECURSOS PARA LAS CIENCIAS SOCIALES DE 1º DE E.S.O.

Por Juan Antonio García Sánchez, Jefe de Departamento de Humanidades y profesor de Ciencias Sociales, Geografía e Historia de 1º. E.S.O. en el I.E.S.O. Mar de Castilla de Sacedón.


Todo docente tiene siempre un tema predilecto. El mío es la Historia de Grecia. Además, cuando tienes la posibilidad de explicárselo a chavales de 12 o 13 años, en pleno inicio de su adolescencia, todavía me resulta más atractivo si cabe. ¡De veras que merece la pena! Ver sus caras, sus ojos, observar con detenimiento todos sus ademanes y expresiones de asombro, en definitiva, todo lo que significa ser un chaval entusiasmado por algo, me remonta a una época en la que yo también quedaba maravillado con las historias que me contaban mis maestros. Eran cuentos de héroes maravillosos como Aquiles y Héctor, de reyes como Leónidas, de estrategas como Milcíades, de gobernantes como Pericles, de conquistadores como Alejandro... Historias al fin y al cabo; relatos de una época dorada. Pero había un cuento que sobresalía sobre todos las demás: la historia de aquellos humildes guerreros que combatieron en la llanura de Maratón. Desde entonces soñaba con ser yo el profesor. Desde aquel instante me prometí que, algún día, sería yo quien contara a mis alumnos las hazañas de aquellos valientes atenienses que, armados de valor y astucia, vencieron al todopoderoso ejército persa. Y felizmente, el sueño de aquel muchacho se hizo realidad
Quizás no seamos conscientes de nuestro poder como docentes. Seguro que más de uno de nosotros no se ha parado a pensar en la influencia que ejercemos sobre los chicos. Tan solo echando la vista atrás, recordaremos el influjo que muchos profesores tuvieron sobre nuestras decisiones. ¡Hagamos que se cumplan los sueños de nuestros adolescentes! ¡Contémosles historias de la Grecia Antigua! ¡Narrémosles Maratón!
Únicamente necesitamos reservarnos una placentera sesión de nuestra unidad didáctica. Dejémonos llevar por nuestro trabajo. Nos merecemos disfrutar. Solo así conseguiremos que los niños se contagien de nuestro entusiasmo. Tened siempre presente que son verdaderas “esponjas”. Y si nosotros estamos emocionados por lo que les vamos a contar, ellos también lo estarán por lo que van a escuchar. Además, no vendría mal que colocásemos la clase a nuestro antojo. Hoy no se trata de mantener la compostura y el decoro en el aula. Hoy hay que disfrutar escuchando ¡Rodeémonos de los chicos! Deben entender que es un día especial. Hoy escucharán Maratón.
Podemos utilizar para nuestra historia infinidad de recursos que les pueden motivar aún más. Información sobre la batalla no nos va a faltar. Basta con “teclear” en google “Batalla de Maratón” y nos saldrán un sinfín de enlaces que podremos consultar. Sin embargo yo prefiero utilizar mi propio material. Han sido muchos los años que he pasado recopilando objetos, mapas, libros... y ha llegado la hora de darle la utilidad que merecen. Textos sacados de las “Historias” de Herodoto para leerlos en clase; un mapa antiquísimo que explica nítidamente el desarrollo de la batalla, extraído del manual de Don Félix Sánchez y Casado, legendario catedrático del Instituto Cardenal Cisneros y titulado “Atlas Elemental de Geografía Histórica para los alumnos de Historia Universal”, editado por la Imprenta de la Compañía de Impresores y libreros de Madrid en el año 1880; soldados de plomo pintados por mí para mostrarles cómo eran los combatientes: hoplitas atenienses, arqueros y soldados de infantería persa; reproducción a pequeña escala de una armadura de hoplita atenienses; maqueta en miniatura de un casco corintio realizado en bronce;... en fin, todo lo que durante años he ido coleccionando (qué historiador no es coleccionista) y que ha estado acumulando polvo en las estanterías de mi casa. Basta con echar un vistazo a las fotografías para ver el despliegue de material y el atractivo que causa en los alumnos, deseosos de tener todos los objetos entre sus manos.
Después del énfasis de la batalla, de describirles la táctica de Milcíades, de destacarles el valor de Temístocles, de emocionarles con la derrota de Datis y Artafernes, concluiremos el relato con la conmemoración de la prueba olímpica de la "maratón", fundamentada en la gesta de Filípides, el hoplita ateniense que partió raudo para comunicar a la población de Atenas que se había obrado el milagro, pereciendo después por el esfuerzo de su carrera. Sin embargo y pese a todo, no debemos olvidar que nuestra función es la de enseñar historia. Y la historia es una ciencia y no un cuento. Por ello explicaremos las consecuencias de la victoria, consecuencias que van mucho más allá de un simple episodio de las Guerras Médicas: para los griegos significaba el triunfo de la civilización sobre la barbarie, la victoria de la libertad sobre el despotismo, la propia supervivencia de su cultura y, por ende, de la futura cultura occidental. Para los persas no fue más que un pequeño traspiés dentro de los dominios de su vasto imperio. De ahí la búsqueda de venganza en posteriores episodios como Las Termópilas, como Platea y Micala, como Salamina... Pero esos son otros cuentos.

6 comentarios:

RAMÓN FERNÁNDEZ DACAL dijo...

Esta recreación del heroismo de Maratón viene muy bien en estos tiempos y como dice David Bowie en una de sus canciones: "We can be heroes just for one day"!

Anónimo dijo...

Que un profesor atienda a la diversidad de su alumnado y a su motivación de una forma tan trabajada y original es una maravilla. Juan Antonio, siéntete orgulloso porque eres un excelente docente y seguro que son tus alumnos los primeros que se dan cuenta de eso. Mi más sincera enhorabuena!
Un amigo y compañero

EDUARDO dijo...

Felicidades por tu iniciativa. Para ser buen MAESTRO además de enseñar historia es importe educar en valores y principios. La inteligencia emocional es una herramienta a utilizar. Que tus clases "prácticas" se conviertan en utensilio de dicha inteligencia.
Un abrazo amigo Juan.

Anónimo dijo...

Es fantástica la labor que haces con los chavales y esta forma de explicarles la historia, ¡Para mí la hubiese querido yo en mis tiempos...!

A esto le llamo yo VOCACIÓN, ser un PROFESIONAL, y sobretodo, AMAR lo que se hace y para quien se hace.

¡Enhorabuena! Nos vemos, Juan Antonio, ya sabes donde, jeje.

Mabel.

Anónimo dijo...

Es un privilegio tener como docente, a alguien que con un innovador método didáctico, consige , no solo inculcar valores semejantes ante la Historia sino que nuestros chavales se involucren en ella, despertando así sus ansias de conocimiento.

Magdalena García Sáchez.

Marta dijo...

Profe!! Que estás triunfando!! En la ventanita de arriba pone que te ven hasta desde América!! Pedazo de profe que se pierden por el mundo!!
Un saludo,
Marta Benito
P.D.: Qué suerte tiene mi primo de que le des historia este año!!